Blog

Pensiones Alimentarias

21 diciembre, 2016
Por Officium Lex

Lcda. Erika Solís

Especialista en Derecho de Familia
La pensión alimentaria es un derecho que tienen una o varias personas a recibir un monto de dinero mensual, para cubrir los gastos de alimentos, vivienda, ropa, medicinas, educación, transporte, diversión y todas aquellas necesidades importantes, conforme a las posibilidades económicas que se posea, tomando en cuenta, las necesidades, el nivel de vida acostumbrado por el beneficiario.

Dichas necesidades son establecidas en el artículo 164 del Código de Familia, que las señala como: “Aquello que provea sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación, diversión, transporte y otros”. Esta definición contempla sólo los llamados “gastos ordinarios” de todo alimentario.

Es importante señalar que, existen otros gastos que también deben ser cubiertos por el alimentante, los llamados: “Gastos extraordinarios, establecidos en el artículo 37 del Código de la Niñez y la Adolescencia como: “Extraordinariamente, la prestación comprenderá, además, el pago de lo siguiente: a) Gastos extraordinarios por concepto de educación, derivados directamente del estudio o la instrucción del beneficiario. b) Gastos médicos extraordinarios, de necesidad notoria y urgente; c) Sepelio del beneficiario. d) Cobro del subsidio prenatal y de lactancia. e) Gastos por terapia o atención especializada, en casos de abuso sexual o violencia doméstica.

La obligación alimentaria, tiene como finalidad proporcionar asistencia a los miembros de una familia que se encuentra en estado de necesidad.

¿Quiénes tienen derecho a solicitarla?

1- Los cónyuges entre sí. Es decir, los esposos se deben alimentos recíprocamente, los que se encuentran en unión de hecho (previamente se debe iniciar un proceso para reconocer esa unión).

2- Las personas menores de 18 años, pueden solicitar pensión a su padre o madre.

3- Los hijos mayores de 18 años, pero menores de 25 años, pueden solicitar pensión a su padre o madre, siempre y cuando estén estudiando, tengan buenas calificaciones y no estén trabajando.

4- Las hijos menores o mayores de edad, que presenten alguna discapacidad que les impida desarrollarse por sí solos.

5- Los hermanos menores de edad o que presenten alguna discapacidad (que les impida valerse por sí solos), pueden pedir pensión a sus hermanos mayores, cuando el padre o la madre no puedan hacerlo.

5- Los nietos o los bisnietos menores de edad que presenten una discapacidad y no puedan valerse por sí mismos, pueden pedir pensión a sus abuelos o bisabuelos, cuando sus padres no puedan hacerlo.

6- Las madres y los padres, pueden solicitar pensión alimentaria a sus hijos mayores de edad.

Para fijar el monto de la pensión alimentaria, deben tomarse en cuenta: el parentesco, las necesidades y el nivel de vida acostumbrado por el beneficiario y las posibilidades económicas del alimentante. Es decir, debe existir una proporcionalidad, que será revisada por el juez correspondiente.

Compartir