Blog

Derechos de las mujeres embarazadas y en lactancia en Costa Rica

22 febrero, 2017
Por Officium Lex

Cuando hablamos de los derechos de mujeres embarazadas y en período de lactancia, generalmente se generan dudas e inquietudes. Para aclarar el panorama, es preciso saber que a las trabajadoras en este estado cuentan con un fuero especial desde el momento en que notifican su embarazo. Podemos decir que comienza a correr una serie de protecciones a su favor.

Los derechos de mujeres embarazadas están consagrados en nuestro Código de Trabajo (artículos 94 al 100). Estos artículos son derechos que, deben ser respetados por todas las instituciones o empresas del país, tanto públicas como privadas, en estos artículos, se contemplan varios derechos, entre ellos, la prohibición de despedir a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Las mujeres embarazadas deben informar al patrono de su condición y en caso de ser despedida puede gestionar ante el Juez de trabajo su restitución inmediata.

Las mujeres embarazadas, gozarán de una licencia reenumerada por maternidad durante el mes anterior y tres meses posterior al parto. Tienen derecho al salario completo y no afecta el aguinaldo. Este periodo se considera, también, como el tiempo mínimo de lactancia y puede prolongarse por prescripción médica, por lo cual, podrá solicitar la hora de lactancia por el tiempo que amamanta a su hijo con previa certificación médica.

Asimismo, se incluye el derecho de la madre adoptiva de gozar de tres meses de permiso con goce de salario para cuidar a su hijo (a) a partir del día siguiente en que recibe al menor.

Posterior a la licencia por maternidad, la trabajadora tiene derecho a solicitar las vacaciones de ley.

El derecho a la hora de lactancia la tienen todas las trabajadoras que confirmen al patrono estar amamantando a su hijo (a), y NO HAY, un tiempo específico para ejercer este derecho, por lo que se debe revisar los reglamentos internos de las instituciones empleadoras, y en caso de no existir dichos reglamentos se tomará en cuenta la Política Pública de Lactancia Materna, la cual establece  que el amamantamiento es la noma biológica que debe orientar la alimentación al niño y de la niña, por lo que las instituciones públicas y privadas, deben de garantizar las condiciones necesarias para que este grupo poblacional, sea alimentado con lactancia materna, de manera exclusiva hasta los seis meses de edad y de forma complementaria hasta los dos años. Así como las resoluciones de la Sala Constitucional, entre ellas, el voto No.2011-000635.

Es importante saber que, el certificado médico puede ser extendido por un médico de la CCSS o un médico de la consulta privada (circular 37708-8 de la Gerencia Médica de la CCSS).

Todas las trabajadoras tienen derecho a “una hora de lactancia”, sin importar, si labora media jornada o una jornada completa, pues la legislación establece la hora de lactancia como un derecho.

Los patronos podrán despedir únicamente, cuando la trabajadora en estas condiciones cometa una falta grave que complique la relación laboral. El artículo 81 del Código de Trabajo, establece estas faltas como: pérdida de confianza, daño a bienes de la empresa, faltas a la moral, buenas costumbres, ausencias consecutivas, entre otros.

En caso de falta grave, debe seguirse un proceso de despido. Si se determina la falta grave, el patrono debe acudir al Ministerio de Trabajo, solicitar una autorización de despido, y presentar las pruebas, para que un inspector determinar si procedo o no.

Si el despido se autoriza, la trabajadora puede apelar esa decisión ante las autoridades respectivas.

En caso de que una mujer embarazada sea despedida sin justificación, esta puede solicitar al juez de trabajo que se ordene la restitución inmediata, o bien, que se cancelen todos sus derechos laborales como lo son: la cesantía, aguinaldo, vacaciones. Además, por su condición de embarazada deben ser cancelados los daños, el subsidio de pre y post parto y los salarios que se habrían dejado de percibir desde el momento en que fue despedida.

Licda. Erika Solís

Compartir