Blog

La Separación Judicial

22 Marzo, 2017
Por Officium Lex

Licda. Ericka Solís

Especialista en Derecho de Familia

Esta es la causal a través de la cual, los cónyuges adquieren la posibilidad de solicitar el divorcio un año después de la Separación Judicial. Es importante mencionar que, durante este tiempo no es conveniente que haya reconciliación entre los cónyuges. Recordemos que, con la separación judicial se exime a los cónyuges del deber de convivencia y de la vida en común, sin embargo, persiste el vínculo matrimonial.

La separación judicial debe declararse mediante la resolución del juez y debe tener fundamento en una de las causales estipuladas en el art. 58 del Código de Familia:

  • Cualquiera de las causales por las cuales se autoriza el divorcio.
  • El abandono voluntario y malicioso de uno de los cónyuges.
  • La negativa infundada de uno de los cónyuges a acumular los deberes de asistencia y alimentación para con el otro o para los hijos comunes.
  • Las ofensas graves.
  • La enajenación mental de uno de los cónyuges que se prolongue por más de un año, u otra enfermedad o trastorno grave de la conducta que haga peligrosa la vida en común.
  • El haber sido sentenciado cualquiera de los cónyuges a sufrir una pena de prisión durante tres años o más por un delito que no sea político.
  • El muto consentimiento de ambos cónyuges.
  • La separación de hecho de los cónyuges durante un año consecutivo ocurrida después de dos años de verificado el matrimonio.

Proceso de separación judicial

El artículo 61 del Código de Familia expresa que lo dispuesto en el divorcio se observará para la separación judicial, en cuanto fuere aplicable y no contradiga las disposiciones reguladas por la separación judicial.

Rigen entonces para el proceso de separación, las reglas establecidas en el Código de Familia sobre la facultad de accionar, la pensión alimentaria, la reconciliación y las medidas provisionales adoptadas durante el desarrollo del proceso: pensión, entrega de efectos personales, autorización u orden para salir del domicilio conyugal y cuidado provisional de los hijos.

La resolución judicial que declara la separación judicial tiene por efecto permitir que los esposos no estén obligados a mantener una vida en común y les permite liquidación de los bienes patrimoniales. En aquellos casos donde existen hijos menores, deberá disponerse acerca de su guarda, crianza y educación, así como la pensión alimentaria, es decir, la forma y la proporción en la que los padres contribuirán a ésta.

Una vez que la Separación Judicial se decreta, persiste el deber de fidelidad y el mutuo auxilio entre los cónyuges. Cualquiera de los cónyuges que llegue a violar este precepto, comete adulterio como si todavía estuviera sometido al régimen matrimonial en su integridad.

Compartir