Blog

La tecnología y la gestión de firmas legales

17 Marzo, 2017
Por Officium Lex

Juan Carlos Castro Loría, Abogado Director Officium Lex Abogados

Artículo publicado en Periódico El Financiero.

Firmas legales deben incorporar herramientas tecnológicas en sus procesos

La utilización de herramientas tecnológicas ha conllevado a un cambio de paradigma en el ámbito de la prestación de los servicios legales.

Las firmas de abogados norteamericanas y europeas han sido pioneras en este tema y Latinoamérica cada vez es más consciente de esta necesidad.

La interacción de grupos de abogados especializados con independencia de sus respectivas ubicaciones geográficas ( outsourcing ), la colaboración entre los equipos de trabajo a cargo de la gestión de determinados procesos, la incorporación de políticas de gestión para cada uno de ellos y la adecuada comunicación y registro de esas mismas comunicaciones, entre otras herramientas, hacen hoy relación directa al grado de profesionalismo en el manejo y gestión de una firma de abogados.

Transformación

Estos cambios provocan un efecto directo sobre la eficiencia en la gestión de los procesos así administrados, una mayor transparencia para con el cliente, al igual que una mejor ponderación de los costos que conllevan.

De igual forma estas herramientas permiten la administración de procesos de alta complejidad, en donde la interacción abogado, cliente y equipo colaborativo alcanza altos niveles de gestión.

A estos se une la utilización de herramientas gestoras de macrodatos cuando los copiosos volúmenes de información y variedad de aquella, justifican no solo un procesamiento rápido, sino además un acceso veloz de la información almacenada.

En la gestión corporativa, estas herramientas facilitan los procesos legales en la actividad empresarial, permiten al empresario una comunicación con sus equipos de abogados, gestionando más allá de un simple correo electrónico sus propias prioridades y lográndose así una interacción directa entre abogado y cliente. Faceta en donde las aplicaciones móviles suplen el dinamismo que el empresario de hoy requiere, frente a una urgente necesidad de globalización y regionalización de los servicios de asesoría jurídica.

De esta forma los costes conllevan a una reducción en la factura horaria, un registro histórico de los proyectos concluidos y una economía sustancial en los tiempos de desplazamiento.

Los servicios legales requieren adecuarse a esa vertiginosidad que las condiciones actuales demandan y adecuarse a esa competitividad que muchas empresas requieren.

Las redes privadas de colaboración son hoy una herramienta indiscutible en este proceso de crecimiento y una forma eficaz de generación de mejores ideas en el ámbito de la gestión legal.

En el exterior

Un salto cuantitativo se muestra hoy en despachos norteamericanos y europeos, cuando del manejo de un proceso se refiere, utilizan herramientas como Project, facilitando en tiempo real los avances que se van mostrando, en relación directa con los costes del proceso.

No hace mucho me comentaba un abogado español: “Nosotros no manejamos casos, manejamos proyectos”.

Esto pone en evidencia que aunque su principal utilización se ha tenido en el ámbito de la ingeniería, es lo cierto que en el legal empieza a tener una especial significancia.

Es necesario para nuestras firmas legales adoptar tecnologías que posibiliten la prestación de servicios legales a nivel regional y de forma colaborativa, también, en otras latitudes.

No cabe la menor duda de que la innovación y la tecnología son componentes que tienen un papel preponderante en los procesos económicos.

La innovación es el factor más importante en el proceso de crecimiento económico y en la forma de atraer nuevas formas de comercio y de creación de oportunidades de negocios. Pero además posibilita la capacidad de aumentar el conocimiento y consolidar una posición competitiva.

Publicación en Periódico el financiero. http://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/Legales-tecnologia-firmas_legales-bufetes-gestion_0_874712546.html

Compartir